Errores al posicionar una marca educativa

Uno de los primeros fallos que debemos evitar desde un departamento de marketing educativo es haber seleccionado un posicionamiento inadecuado para nuestra escuela.

Errores al posicionar una marca educativa | Saber de Marketing

Errores habituales al definir el posicionamiento de una marca

1.- No presentar ningún beneficio

Sería un grave contratiempo que como centro o escuela no fuésemos capaces de identificar y presentar aquello que nos hace únicos. El punto de partida en la definición de marca es ser capaces de identificar en qué somos buenos y enseñárselo a nuestra comunidad.

2.- Ser demasiado específico

Si identificado un beneficio que singulariza y define nuestra escuela, éste es demasiado específico o cerrado no estaremos obteniendo ningún beneficio. Por ejemplo, si el beneficio que comunicamos es el de “somos el centro número uno en inserción laboral de contables”, no cabe duda que somos buenos pero estaríamos cerrando nuestras posibilidades de atracción de mercado a un número potencial de clientes muy reducido. Podríamos sustituir el posicionamiento anterior por “formamos profesionales de referencia para la gestión económica y financiera de empresas”.

3.- Presentar beneficios contradictorios

La definición de marca suele hacerse no sólo sobre un beneficio sino sobre varios para así tener una mayor amplitud y cobertura de mercado. Ocurre que hay que seleccionar bien los beneficios a anunciar para que éstos no sean contradictorios entre sí. No podemos decir que contamos con el mejor equipo docente en nuestra área y, al mismo tiempo, movernos en un posicionamiento en precios bajos. Sería incongruente y dañaría nuestra credibilidad como centro que sería difícil recuperar.

4.- Elegir un beneficio irrelevante

Dentro de los beneficios posibles sobre los que definir nuestra marca (recuerda que siempre deben ser reales), el que decidamos potenciar debe ser valorado por el mercado al que nos dirigimos. Este beneficio elegido debe ser un factor clave que pueda determinar la decisión de elección de nuestro centro en relación con la competencia. Por ejemplo, si desde un colegio se busca atraer alumnos desde el incentivo “tenemos el mayor auditorio de la ciudad”, no estaremos acertando en el posicionamiento si no va a acompañado de otros beneficios asociados que sí sean verdaderamente relevantes.

5.- Lanzar promesas de marca imposibles

Hay que poner mucho cuidado con lo que prometemos desde la escuela o colegio.Solo prometeremos aquello que seamos capaces de cumplir porque de no hacerlo estaremos traicionando la confianza depositada en nosotros y no ofreciendo el beneficio que decámos dar. De este modo no podemos prometer desde el centro “estudia con nosotros ara ir a la universidad que deseas” sino que prometeremos “estudia con nosotros para estar mejor preparado para la universidad”. Lo primero no tenemos la garantía de conseguirlo, sin embargo, la segunda promesa es factible que la cumplamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s