Marketing Educativo: productos y servicios de formación

Productos Servicios Marketing Educativo

Comencemos por definir el marco de actuación de un centro de formación en el camino hacia la generación de ingresos. Para adoptar un enfoque adecuado y hemos de comenzar, como no, con precisar lo que entendemos por marketing  en el campo educativo

Definición de Marketing educativo

Marketing educativo son las acciones que generan ingresos a través del desarrollo y la explotación de los principales activos de un centro de formación: marca, instalaciones, docentes, producto u oferta formativa, equipamiento y alumnos.

Como puedes comprobar se trata de una definición propia y trata de reflejar nuestra concepción de mercadotecnia aplicado a entidades y profesionales del sector educativo queremos desarrollar. Hay otras muchas definiciones que no son ni mejores ni peores, ni correctas ni incorrectas, simplemente diferentes y que pueden ser complementarias. Para el caso que nos ocupa lo que queremos dejar claro con esta definición es que el objetivo final para un centro de formación privado es la generación de ingresos. ¡Ojo! Esto no quiere decir que haya que este objetivo haya de conseguirse de cualquier manera.

Principios de Marketing Educativo

Rentabilidad: los gastos asociados a los ingresos generados no deben comprometer la rentabilidad ni dejar expuestos a situaciones de riesgo al centro de formación.

Sostenibilidad: es tarea básica del centro de formación buscar ingresos que puedan consolidarse en su cuenta de resultados porque aparecen de manera recurrente. Por ejemplo, la venta de acciones formativas como itinerarios de formación por varios años es más sostenible que la comercialización de una acción formativa para uno o varios meses.

Tangibilidad y medición: los ingresos deben ser fáciles de medir y reflejar en la cuenta de resultados del centro de formación.

El marketing educativo y la generación de ingresos para un centro de formación necesitan de la participación y liderazgo de un profesional en marketing educativo. Este profesional debe estar al servicio del centro de formación. Desde el colegio o escuela se le exigirá voluntad de servicio, máximo esfuerzo, trabajo estratégico, proactividad comercial, organización y creatividad.

Esta profesión exige trabajar duro, hacer frente a altos niveles de presión interna y de opinión pública pero, sobre todo, hay que estar preparado para divertirse y apasionarse con este trabajo.

 Productos educativos y clientes

Los términos productos y clientes pueden resultar muy fríos y distantes dentro del ámbito educativo tan orientado siempre al componente humano y relacional. Ocurre que tenemos que ser pragmáticos. Hablar de productos (unidades definidas y medibles) que ponemos a disposición de clientes (personas o empresas con quien establecemos una relación de facturación).

La siguiente tabla presenta una relación de los principales productos de marketing educativo, clasificados en función de su categoría y destinatario final, que nos puede ayudar de referencia para trazar planes de acción o simplemente para observar el desempeño de otros centros o empresas de formación.

Activos de un centtro de formación Marketing Educativo

Generación de ingresos en la escuela

Los ingresos de una empresa o un centro de formación suelen producirse mediante el empaquetado de tres grandes familias:

Instalaciones y alumnado: esto incluye básicamente los productos y servicios relacionados con la explotación del centro: acciones formativas desarrolladas.

Comerciales y marketing: integrada por acciones como la publicidad, el patrocinio y los servicios y productos propios de empresa.

Media: donde se encuentran los canales de visualización y promoción de la actividad como son la página web, los canales en redes sociales y otras plataformas en los que estar presentes en los entorno on y offline.

Una de las principales tareas del profesional en marketing educativo está en su capacidad para ser capaz de desarrollar ingresos atípicos. Todos los ingresos que no provengan de la actividad habitual de oferta de acciones formativas tradicionales podrían tener esta consideración pero, ya estamos en la segunda década del siglo XXI, y la generación de estos inputs financieros deben estar totalmente normalizados en la actividad. Además, es en el desarrollo de estos productos comerciales y de marketing educativo donde se dispone de una mayor capacidad de incidencia y más posibilidades de obtener resultados a corto plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s