Si soy nini es porque soy rico

nini saber de marketing Ignacio Bellido

Cuanto más rico y desarrollado es un país menos horas se trabajan. A esta conclusión se puede llegar si analizamos los datos del último informe Perspectivas de Empleo de la OCDE.

El informe muestra que de media, entre los casi 40 países analizados, se trabajan 1.766 horas al año. Los extremos son copados por México y Costa Rica donde se trabajan más de 2.200 horas al año, seguidas de cerca por Corea del Sur. Cerca de ellos aparece Grecia en el cuarto lugar de la lista superando las 2.000 horas de trabajo anuales, seguidas de cerca Rusia, Letonia, Polonia o Islandia.

En el extremo inferior de la lista aparece Alemania con menos de 1.400 horas de trabajo al año, seguida de Holanda, Noruega, Dinamarca o Francia que no superan, por su parte, las 1.500 horas. Por su parte, España se sitúa en una posición central con 1.691 horas de trabajo al año, cifras al nivel de países de Canadá y Japón.

¿A qué se debe esta diferencia entre las horas que se trabajan en cada país? El primer elemento a tener en cuenta es que el estudio ha sido realizado teniendo en cuenta tanto los contratos a jornada completa, los temporales y los de jornada a tiempo parcial. La presencia de un tipo u otro de contratos en el mercado laboral de cada país es lo que justifica la existencia de estas diferencias. Los trabajadores de los países con mayores tasas de empleos de jornadas parciales o temporales destinarán, por ende, menos horas al año al trabajo. Del mismo modo, que el calendario festivo de cada país y los períodos vacacionales que los trabajadores pueden disfrutar también afectan a los resultados del informe.

Si nos centramos en los datos de España descubrimos que en España cada vez se trabaja menos. Desde 1980 las horas que destinamos al trabajo han ido en descenso, pasando de las más de 1900 horas que destinábamos hace cuatro décadas a las 1.691 horas actuales. La proliferación de nuevas fórmulas de contratación provocando el abandono del contrato a jornada completa indefinido justifica esta reducción, así como las reivindicaciones sindicales en la mejora de las condiciones laborales y el paulatino aumento de a productividad del trabajador español.  Por estas razones, cada vez en España se trabaja menos, lo cual no quiere decir que se trabaje peor.

El problema de una generación que ni tiene trabajo ni espera conseguirlo

El informe sobre Perspectivas del Empleo de la OCDE alerta de una circunstancia del mercado laboral español. El desempleo juvenil que se sitúa por encima de 45%, cifras casi idénticas al de los países denominados PIGS: Portugal, Grecia, Italia y España. Esta problemática de incorporación a un primer empleo es un lastre propio del mercado laboral mediterráneo, agudizado en la última década por la crisis económica. Razones a estos índices de desempleo podemos encontrar muchas: dualidad en el nivel educativo en este colectivo que va de la sobrecualificación a la nula formación, la red de solidaridad familiar que retiene en el seno familiar a estos jóvenes, una oferta laboral poco motivadora por falta de diversidad en la oferta…

estadisticas OCDE desempleo juvenil saber de marketing

Junto a estas razones hay otras que a mi modo de ver resulta más preocupante que es el incremento del número de jóvenes que ni estudian ni trabajan, que son el 13% de los jóvenes españoles. Mientras, que la media del resto de países de la OCDE está en el 5%. Datos preocupantes, pero más aún si tenemos en cuenta que en los últimos años el número de jóvenes que no hacen nada ha aumentado en casi el 4%.

Desmotivación, resiganción, escaso valor dado a la formación como recurso válido  para aumentar las posibilidades de encontrar un empleo y en mejores condiciones, escasas perspectivas de mejora en el puesto de trabajo…  Estas y otras muchas pueden  ser las causas del aumento de estas cifras y que hay que combatir desde ya. Más aún cuando, según revela el informe, el mayo índice de estos jóvenes sin ninguna ocupación se encuentran en hogares donde todos los miembros se encuentran en situación de desempleo. Situación que deriva en la generación de mayor riesgo de pobreza y de marginación.

Urge, por ello, la aplicación de medidas que enganchen a los jóvenes con el mercado laboral que les estimule a seguir formándose, a emprender, a explorar nuevos motores de desarrollo económico local, creación de itinerarios de inserción a medida, creación de una oferta formativa atractiva y ajustada a los los nuevos tiempos…

Está perfecto que trabajemos cada vez menos si esto es sinónimo de mejora de las condiciones de supervivencia y de haber conseguido unos niveles óptimos de bienestar para el conjunto de la sociedad. No será tan bueno si gran parte de la fuerza laboral del país queda excluida y no tiene posibilidades de acceder al mercado laboral, ya sea por razón de su juventud o de su veteranía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s