Baja el paro sin estar preparados

saber marketing educativo Ignacio Bellido

Hoy hemos comenzado el día con una buena noticia: la caída del paro el mes de junio de 2016 en 124.349 personas. Esta es una excelente noticia que ayuda a aliviar la dura situación económica de muchas familias pero que requiere de un análisis más profundo de lo que revelan los números. Un problema de fondo sigue estando vigente en la fuerza laboral en España.

Hace apenas un mes aparecía un informe de la OCDE en el que se ponía de manifiesta la escasa preparación de los trabajadores españoles. Noticia que, sumada a la revelada por el Banco de España en las mismas fechas, acerca de la escasa formación en materias de gestión empresarial, productividad y esperanza de vida de las empresas, especialmente en las pequeñas y medianas empresas (el 97% de las empresas) no hace que podamos alzar las campanas al vuelo.

Los datos que se revelan no son debidos a una menor capacidad cognitiva del empresario y trabajador español, sino de un nivel de cualificación de partida más bajo. Dato que resulta curioso cuando nos encontramos en el momento de mayor número de población con estudios universitarios. Sin embargo, el tejido empresarial y gran parte de la fuerza laboral proviene de unas exigencias laborales muy distintas a la actuales para las que gran parte de la fuerza laboral no ha estado preparada. Unido al desprestigio de la formación una vez ya incorporado a un puesto de trabajo hace que contemos con un problema del para de difícil resolución que afectará al desarrollo a corto y medio plazo de nuestra actividad económica.

El descuido de las administraciones de la importancia de la formación continua y permanente, así como la cultura instaurada de que el trabajo es el fin y un medio de desarrollo personal y social provoca que me muestre conservador ante la euforia de estos buenos datos de caída del desempleo.

Es tarea de todos habilitar y acercar los mecanismos para, mediante una formación de calidad, de ofrecer valor a las empresas y a a los trabajadores. Habilitar instrumentos de asesoramiento estratégico para empresarios, de soportes de formación continuo y adaptados a las exigencias de cada profesión, la toma de conciencia de la necesidad de tener itinerarios claros de incorporación y mantenimiento de la competitividad laboral serán la clave de nuestro clima laboral y empresarial de la próxima década.

Tomo como conclusión lo que el escritor salmantino Ángel de Arriba decía cuando tuvimos la oportunidad de compartir experiencias: “Hemos de pasar de estar parados a estar preparados”. Poner de una vez por todas la formación para el empleo y el empresario en el debate público y dotarla del valor que implica es tarea de todos: administración, políticos, centros de formación, docentes y los propios desempleados y emprendedores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s